El Bull Terrier

El Bull Terrier puede ser considerado un animal de raza superior. En este hermoso ejemplar canino podemos encontrar una mezcla de fuerza e inteligencia inigualable. Los Bull Terrier son hermosos perros de compañía, que requieren una profunda dedicación, sin embargo el conjunto de cualidades hacen que cada segundo a su lado valga la pena.

Con una amplia historia, el nacimiento del Bull Terrier data del siglo XVIII en Inglaterra, como parte de una mezcla entre el Old English Bulldog y Old English White Terrier. A mediados del siglo XIX aparece el primer Bull Terrier blanco puro, al igual que otras variedades de colores.
Esta maravillosa raza debe su existencia a James Hinks, un irlandés, quien a pesar de los pocos conocimientos que tenía sobre cruces, logro conformar lo que hoy conocemos como el Bull Terrier. Según se ha documentado, fue su perro Old Madman, el que jugó un papel crucial en la aparición de la nueva raza.
A mediados del siglo XIX Hinks era el dueño de una gran variedad de Bull Terrier. En la actualidad el Bull Terrier es una hermosa raza apreciada mundialmente en las exposiciones caninas, aunque existen ciertas restricciones para que un perro de estos se presente a exposición, por ejemplo, dentro de los colores que se permiten son el blanco, aunque para exposición se permiten sólo manchas en la cabeza.
El Bull Terrier Club es el espécimen más antiguo de la raza y, como tal, el ideal de color se acerca al de esta raza primigenia. Otras características que se pueden mencionar en relación al Bull Terrier es la cabeza ovalada, que se perfila hasta el hocico. La frente es plana. Visto de frente la cabeza tiene la apariencia de un huevo y los ojos de manera triangular.
Si lo que deseamos es un perro donde confluya la inteligencia y la fortaleza, todo esto envuelto en una aureola de elegancia, entonces nuestro perro soñado será el Bull Terrier.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.